jueves, 29 de octubre de 2009

estructura de un parrafo

En general, se distinguen dos clases de párrafos: informativos y funcionales. Son informativos aquellos que sustentan y desarrollan el contenido del discurso (conceptos, ideas, datos, etc). Los párrafos funcionales, en cambio, cumplen un papel, no tanto de desarrollar el contenido, sino de relacionar lo que dicen unos párrafos con otros.
A su vez, en los párrafos informativos es posible distinguir los párrafos normales, cuya composición se basa en una estructura común, y párrafos excepción, si no se ciñen a esta estructura. La estructura común de los párrafos normales se fundamenta principalmente en que cada uno posee una sola idea temática, y en que ésta es sustentada por varias ideas de desarrollo.
La idea temática suele estar señalada por una o varias frases, o por una oración, la cual se denomina oración directriz. Las oraciones que expresan las restantes ¡deas son oraciones de desarrollo del párrafo. Ahora bien, la idea temática puede ir al comienzo, en la mitad o al final del párrafo, o estar diluida en todo él, y entonces se tendrán cuatro variantes de la estructura de un párrafo normal, resultantes de la aplicación de otros tantos métodos: deductivo, inductivo, inductivo-deductivo y entreverado, los cuales se explican seguidamente;
Párrafo deductivo: en este tipo de párrafo la idea temática va al comienzo, como propuesta ¡nidal, y las ideas de desarrollo vienen después. Ejemplo:
"Exponer equivale a la presentación de diversas facetas de un tema con el fin de hacerlo conocer a los demás. La exposición puede usar el de la descripción y de la narración, pero, además, maneja reflexiones y toda clase de ideas, necesarias para la información que se quiere dar. El lenguaje en esta clase de escritos, es, como en la descripción técnica, objetivo, preciso y sin matices subjetivos, expresivos".
Idea temática
Exponer equivale a la presentación de diversas facetas de un tema con el fin de hacerlo conocer a tos demás.
Ideas de desarrollo
La exposición puede usar el de la descripción y de la narración, pero, además, maneja reflexiones y toda clase de ideas, necesarias para la información que se quiere dar. El lenguaje en esta clase de escritos, es, como en la descripción técnica, objetivo, preciso y sin matices subjetivos, expresivos.
La ¡dea temática es "la exposición" y está designada por la oración del comienzo, que, a su vez, corresponde a la oración directriz. Seguidamente se distinguen dos oraciones las cuales expresan las ¡deas llamadas de desarrollo: "uso de de la descripción y la narración", "maneja reflexiones y toda clase de ideas", etc. Esta estructura organizativa del párrafo es la más frecuente en los escritos, por ser más fácil y natural introducir un tema y enseguida desarrollarlo.
Párrafo inductivo: la distribución organizativa es inversa, ya que al comienzo van las ¡deas de desarrollo, y la idea temática aparece al final como conclusión de todo, ejemplo:
"Usted habrá presenciado algunas de estas discusiones acaloradas en que después de gastar mucho dinero y esfuerzo, cada uno termina como habfa empezado. Ninguno de los interlocutores se ha tomado la molestia de escuchar realmente al otro. Cada uno se ha limitado a exponer, repetir y reiterar su modo particular de ver el problema sin dedicarle la debida atención a la opinión del contrario. En vez de un diálogo o de una conversación, puede decirse que no ha habido más que dos monólogos alternantes". (Blay, 1969)
Entonces, las ideas de desarrollo son:
"Usted habrá presenciado algunas de estas discusiones acaloradas en que después de gastar mucho dinero y esfuerzo, cada uno termina como había empezado. Ninguno de los interlocutores se ha tomado la molestia de escuchar realmente al otro. Cada uno se ha limitado a exponer, repetir y reiterar su modo particular de ver el problema sin dedicarle la debida atención a la opinión del contrario".
La idea temática: "En vez de un diálogo o de una conversación, puede decirse que no ha habido más que dos monólogos alternantes".
En el anterior párrafo de ejemplo, cuyo tema es el diálogo, se dan tres oraciones ¡nidales que expresan las ¡deas de desarrollo, y al final se encuentra la oración directriz que viene a concluir lo expuesto con la expresión de la idea temática de todo el párrafo. El párrafo inductivo es menos frecuente, ya que exige del autor un mayor rigor en el ordenamiento y en la secuencia lógica, para desarrollar y luego inferir.
Párrafo inductivo-deductivo: puede suceder, de manera poco frecuente, que la ¡deas temática vaya más o menos en la mitad del párrafo; es dedr, que se inicie con ideas de desarrollo, se enunda la idea temática y se culmina con nuevas ideas de desarrollo. Ejemplo:
"Una lengua no es una planta silvestre que por fuerza de algunas leyes dadas se desarrolla inexorablemente de manera determinada, como gustaba imaginar una vieja escuela lingüística. La lengua es una creación de los hombres que la hablan o escriben. Y el francés ha tenido una parte mayor que ninguno en la creación de la tradición cultural de Occidente. No es, pues, una casualidad, ni constituye tampoco exclusivamente una consecuencia del poder político, que precisamente esta lengua hay sido, en mayor medida que ninguna otra, la voz de Occidente".
(Matmberg, B. La lengua y el hombre).
En el anterior ejemplo vemos que la frase subrayada y en negrilla es la ¡dea temática, mientras que el resto del párrafo complementa con ¡deas de sustentación.
Párrafo entreverado: se distingue porque en él es difícil situar la ¡dea temática al comienzo, en la mitad, o al final. No hay oración directriz. La idea temática, y las ideas de sustentación se extraen de todo el párrafo. Estos párrafos también se suelen llamar párrafos con la ¡dea temática diluida y exige un mayor esfuerzo de síntesis por parte del lector. Ejemplo:"S/ un individuo cree de hecho y sólo las ideas en que le resulta racional creer, o al menos está siempre dispuesto a modificar su sistema de creencias en tal sentido, diremos de él que es racional en sus creencias. Si cree más ideas que las que racionalmente puede creer, diremos que es un dogmático; si cree menos, es un escéptico". (Mosterín, J. Racionalidad y acción humana) El párrafo se compone de dos oraciones que desarrollan la idea temática "el individuo, según sus creencias, puede ser racional, dogmático o escéptico". Las ¡deas secundarias giran alrededor de esta idea temática, que se encuentra en todo el párrafo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada